Organismos Geneticamente Modificados en Bolivia: Derecho a la Información o Principio Precautorio?

0

A propósito de un proyecto de DS sobre información de OGM para consumo humano

El tema de los organismos genéticamente modificados (OGM) en la Constitución Política del Estado Plurinacional (CPEP) aparece en dos momentos; en el capítulo de relaciones internacionales, se establece que estas y la negociación, suscripción y ratificación de tratados internacionales se regirán por el principio de “Seguridad y soberanía alimentaria para toda la población; prohibición de importación, producción y comercialización de organismos genéticamente modificados y elementos tóxicos que dañen la salud y el medio ambiente.” (Art. 255. inc. 8). Es decir, se prohíbe la introducción de OGM; pero, el artículo 409 señala que “La producción, importación y comercialización de transgénicos será regulada por Ley”. El énfasis es el rol del Estado en el control del ciclo económico de los OGM, hasta los consumidores.

Es este segundo sentido el que se va imponiendo en la LEY DE LA REVOLUCIÓN PRODUCTIVA COMUNITARIA AGROPECUARIA, aprobada el 2011, operacionalizando la estatalización de los OGM. El artículo 15.2 establece que “No se introducirán en el país paquetes tecnológicos agrícolas que involucren semillas genéticamente modificadas de especies de las que Bolivia es centro de origen o diversidad, ni aquellos que atenten contra el patrimonio genético, la biodiversidad, la salud de los sistemas de vida y la salud humana.” Y el artículo 19.II, referido a la política de intercambio y comercialización, entre los lineamientos, señala que “se establecerán disposiciones para el control de la producción, importación y comercialización de productos genéticamente modificados”. No solo que el estado controla y regula, sino que los OGM están relacionados con resolver la seguridad y soberanía alimentaria del país. De esta manera, la ley legalizaba por primera vez en Bolivia el uso de transgénicos de especies ajenas al patrimonio genético boliviano. Hasta ahora, el único cultivo transgénico autorizado en Bolivia era la soya resistente al herbicida Glifosato, que en 2010 alcanzó una superficie de 780 mil hectáreas, equivalente al 88% del área cultivada de Santa Cruz (IBCE).

Uno de los mecanismos de control estatal de los OGM es la información a los consumidores; el artículo 15.3 determina que “todo producto destinado al consumo humano de manera directa o indirecta, que sea, contenga o derive de organismos genéticamente modificados, obligatoriamente deberá estar debidamente identificado e indicar esta condición”. Detrás de esta disposición se halla una idea básica de la economía neoclásica: el consumidor tiene un comportamiento racional en el mercado, por tanto puede elegir entre la diversidad de ofertas; para ello, el gobierno debe proveer información que le ayude a tomar la decisión racionalmente, en este caso la información necesaria del producto genéticamente modificado. Consideraciones ecológico políticas y socioambientales están ausentes, como el poder propagandístico de las corporaciones agroalimentarias, de corromper funcionarios públicos y científicos, para mostrar las “ventajas” de los OGM. Cuál es el valor de comer una huminta producida en el marco de la agricultura familiar, con maíz criollo, frente a la elaborada con maíz transgénico? La mirada del “rational choice” ignora tales consideraciones.

Estas consideraciones vienen a propósito de la reciente Cumbre Agropecuaria, donde se ha consolidado el pacto del gobierno con la agroindustria, que ha estado promoviendo la flexibilización de la producción de OGM, hasta ahora restringida a las especies introducidas como la soya, buscando su ampliación hacia otros productos nativos, como el maíz. Una de las evidencias de que la estrategia de ampliación de nuevas especias de OGM, y aplicando el artículo 15.3 de la LEY DE LA REVOLUCIÓN PRODUCTIVA COMUNITARIA AGROPECUARIA, el gobierno central ha encargado al SENASAG la elaboración de un Decreto Supremo estableciendo las “directrices para asegurar la protección de la salud de las personas y garantizar el derecho a la información de las/los consumidores y usuarios en general, en relación a todo alimento que sea OGM, que entre sus ingredientes contenga, o estén producidos a partir de OGM, destinado al consumidor final o para fines de hostelería.” (Art. 1).

Para los OGM, la provisión de información es una salida inefectiva, que no detiene los graves impactos producidos sobre la naturaleza, la gente y su hábitat. Se impone, por tanto, la aplicación del principio precautorio: mientras desconozcamos la verdadera magnitud e intensidad de los impactos de los OGM, se suspende toda producción, comercialización, consumo en el país de tales productos. Se trata de declarar a Bolivia libre de transgénicos.

 Aquí el  documento  proyecto de DS.

Proyecto de Decreto Supremo Etiquetado Ogms 30-04-x by TerritoriosenR

Noticia enviada por Londra

Es la nutria más grande del mundo,son animales semiacuaticos, diurnos, sociales y muy carismáticos que viven en grupos con un promedio de 5 individuos,. Con menos de 700 individuos que se estima viven en la amazonia boliviana, la londra es uno de los grandes carnívoros mas amenazados de Sudamérica y es a la vez uno de los grandes predadores de los bosques tropicales.

More Posts