Mujeres indígenas de Bolivia: “si tenemos que morir lo haremos”

3

PRECUMBRE NACIONAL DE MUJERES INDÍGENAS DE BOLIVIA

CONAMAQ – CNAMIB – CIDOB

DOCUMENTO RESOLUTIVO RUMBO A LA II CUMBRE CONTINENTAL DE MUJERES INDÍGENAS DEL ABYA YALA Y DEMÁS MECANISMOS NACIONALES E INTERNACIONALES PARA LA DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES INDÍGENAS.

El modelo capitalista emergente está vigente en nuestro país, dejando al Estado como reproductor de un modelo colonial, extractivista y depredador que ha generado pobreza y exclusión de nuestros pueblos, donde las mujeres indígenas somos las que más sufrimos porque la minería nos deja sin agua; la explotación hidrocarburífera está dejando contaminación en nuestras casas; las sequías, heladas e inundaciones están poniendo en riesgo la alimentación de las familias; no respetan nuestro derecho a decidir y opinar a través de procesos de consulta y consentimiento previo, libre e informado.

Nuestros territorios indígenas, nuestras casas, en su mayoría se han convertido en espacios con concesiones mineras y forestales o en áreas petroleras, lo que está llevando a varias mujeres a optar por la migración, o de resistencia ante el riesgo de desposesión y desterritorialización. Este modelo tampoco deja bienestar ni ingresos para el país, por ejemplo en el caso de la minería el Estado apenas controla el 9% del valor de las exportaciones mineras y las empresas privadas del 60% y el 31% cooperativas mineras.

Frente a esta situación planteamos la urgencia de generar propuestas para un nuevo modelo de desarrollo más justo, equitativo y que considere las diferentes cosmovisiones del buen vivir de los pueblos y en particular la visión de las mujeres indígenas que somos las que estamos en la lucha diaria de mantener a nuestras familias, identidades y sistemas de vida.

Estamos enfrentando un gran camino hacia la protección de nuestra madre tierra, nuestro territorio, en defensa de la vida y si tenemos que morir lo haremos; porque al morir por nuestra identidad y cosmovisión nosotras desaparecemos. El modelo capitalista y extractivista está llevando al despojo territorial y de saberes de las mujeres y hombres, a pesar de ello históricamente hemos luchado por nuestros derechos.

Eje 1. Derechos de las mujeres indígenas en el marco de los derechos colectivos e individuales

Mandatos principales:

–          Recuperar y potenciar la justicia comunitaria en favor de los derechos de las mujeres, recuperando experiencias y prácticas favorables a las mujeres indígenas.

–          Impulsar la participación directa a los espacios de poder sin la mediación de los partidos políticos, superando la condición de paridad y alternancia.

–          Exigir la implementación de programas de prevención y atención de VIH – SIDA orientado a mujeres indígenas.

–          Rechazar todo tipo de violencia contra las mujeres.

–          Exigir la aclaración sobre el etnocidio censal 2012 ocurrido en Bolivia de los pueblos indígenas que afecta a mujeres y hombres indígenas, además de su participación política directa conforme al Numeral 5 Inciso II artículo 30 de la CPE.

Eje 2: Territorio: Modelo de desarrollo, industrias extractivas y violación a los derechos de las mujeres.

Mandatos principales:

–          Organizar la defensa de nuestro territorio encabezado por nosotras las mujeres de manera activa, orgánica, porque nuestro territorio es nuestra vida y no permitiremos que nos quiten nuestros recursos naturales como el agua que es vital para las personas pero fundamental para las mujeres.

–          Fortalecer la lucha de las mujeres de tierras altas y tierras bajas en defensa de nuestros territorios entre indígenas o campesinas.

–          Trabajar un nuevo modelo de vivir bien desde la visión de las mujeres indígenas que sea alternativo a este modelo extractivista y depredador.

Eje 3: Violencia contra la mujer y acceso a las justicias (propia y ordinaria)

–          Exigir la revisión y reelaboración de la Ley de deslinde jurisdiccional de la justicia. Posicionar la justicia plural, que reconozca las formas propias de justicia pero incluyendo la lucha contra la violencia hacia las mujeres y niñas indígenas. Exigir la valoración igualitaria de ambas justicias.

–          Reconstruir los principios y valores de los sistemas de administración de justicia indígena en situaciones de violencia contra las niñas y mujeres indígenas.

–          Rechazar todo tipo de violencia y persecución de gobierno y otros contra nuestros líderes y lideresas que defienden nuestros derechos y territorios.

Eje 4: Cosmovisión, identidad y liderazgo desde la mirada de las mujeres indígenas de tierras latas y tierras bajas.

–          Revitalizar y fortalecer nuestra identidad cultural, donde se ha perdido o se está perdiendo, de recordar y volver a practicar más profundamente nuestras raíces ancestrales para fortalecernos y alimentarnos de los principios, valores y saberes ya sembrados por nuestros antepasados/as.

–          Recuperar nuestra forma de concebir nuestro ser femenino, desde la memoria de nuestras abuelas, al construcción de una sexualidad liberadora, reivindicando la alegría, la fiesta, el descanso, el arte, la música, la oralidad, la poesía, los sueños y esperanzas en complementariedad, reciprocidad y solidaridad con todos y todas que habitamos el territorio.