Indígenas de CIDOB trabajarán agenda nacional para 2014

0

La Confederación de los Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) concluyó su primera Comisión Nacional de 2013 con la firma de 10 resoluciones, que refieren –entre otros temas- a la situación en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), a las elecciones presidenciales de 2014 y al conflicto que el pueblo Guaraní mantiene con el Gobierno nacional por la explotación de recursos naturales en las tierras donde viven. De esta manera apunta a fortalecerse, ante los ataques cotidianos del Órgano Ejecutivo, empeñado en desconocer la representatividad de la matriz de los 34 pueblos del oriente, Chaco y Amazonía.

“Son 10 resoluciones. Una de ellas –creo que la más importante- da el mandato a la Comisión Nacional para hacer una Agenda Nacional, con miras a la participación política en las elecciones de 2014. Para ello se ha conformado un equipo de técnicos y de dirigentes indígenas. De aquí a tres meses deben presentar un borrador de la Agenda Nacional, para ya comenzar a socializarla con los diferentes pueblos y sectores del país, no solamente a indígenas, porque esta agenda va a incluir a todos los sectores sociales, tanto del área rural como urbana”, contó Tomás Candia, secretario de Juventudes de la confederación.

El integrante de la CIDOB orgánica y legítima también destacó el apoyo que tiene

de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), una entidad supranacional que abarca a 9 países, entre ellos Bolivia, y que posee rango consultivo ante las Naciones Unidas. En estos días, su directorio sesiona en la ciudad de Santa Cruz.

“Lo más resaltante es que la COICA estuvo en la inauguración de esta Comisión Nacional. Además, emitió una resolución de respaldo a este directorio de la CIDOB orgánica, a la cabeza de Adolfo Chávez. Los coordinadores de la COICA han firmado su resolución en delante de los hermanos. Eso es muy importante, nos fortalece como dirigentes para continuar con esta lucha”, expresó Candia, del pueblo Chiquitano.

El encuentro transcurrió en el hotel Villa Rosita, en el kilómetro 6 de la doble vía a La Guardia. Contó con la participación de tatas mallkus y mama t’allas del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ), quienes soportaron el calor y la omnímoda humedad cruceña pacientemente enfundados en los ponchos que identifican el suyu de donde provienen.

Tata Félix Becerra, Jiliri Apu Mallku del Consejo, indicó que fueron informados sobre las actividades de la CIDOB. Así se enteraron de que la confederación no tiene ningún tipo de alianza con el partido político Movimiento Sin Miedo (MSM), como les habían hecho creer en la ciudad de La Paz. “La CIDOB no está aliada con el MSM, no tiene nada que ver con ese partido. El CONAMAQ había sido informado de que sí había alianza entre la confederación y los Sin Miedo. Para nosotros es muy valioso conocer la verdad sobre este y otros temas”, confió la máxima autoridad de los 16 suyus.

Resoluciones

En el ámbito de la Comisión Nacional, CIDOB y CONAMAQ evaluaron estrategias para conseguir la aprobación del proyecto de ley de Consulta elaborado en conjunto por estas matrices junto con la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG). Semanas atrás, las organizaciones tuvieron el buen tino de impedir al Gobierno nacional avanzar con la imposición de una “ley de Consulta” elaborada en el despacho del ministro de Gobierno, Carlos Romero, absolutamente de espaldas al movimiento indígena, principal interesado en la existencia de esta normativa.

“El año pasado hemos trabajado una ley de Consulta, pero automáticamente la ha rechazado el Gobierno. Para nosotros, el texto de ese proyecto de ley debe ser consensuado y analizado con todos los pueblos y naciones originarias”, opinó tata Félix. La alianza entre la CIDOB y el CONAMAQ ha sido reafirmada nuevamente en una de las resoluciones.

Otra de las resoluciones convoca a un encuentro de corregidores en el TIPNIS, del 15 al 19 de abril próximos. Una más llama a un encuentro orgánico de la regional Central de los Pueblos Indígenas de La Paz (CPILAP), para el 16 y 17 de abril.

Otro documento trata sobre la movilidad de la CIDOB placa 09-OI-96, adquirida por el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, que fue incautada por la Policía Nacional, ante una supuesta denuncia de robo presentada por Melva Hurtado, cara visible de la CIDOB paralela creada por el Gobierno nacional. La Comisión Nacional mandó al presidente legítimo, Adolfo Chávez, a dar este lunes las llaves de esa movilidad al director del Fondo, Roberto Alullima, quien actualmente está en Santa Cruz, para que entregue la camioneta “al Gobierno o para ratificar su entrega a la CIDOB Orgánica, a la cabeza de nuestro presidente Adolfo Chávez”, según la resolución.

Paradojas del “proceso de cambio”, o los entuertos legales que ocasiona: José Siyé, chofer de la CIDOB desde hace 16 años, fue citado por la justicia a declarar, acusado de haberse robado la mencionada movilidad. A nadie extrañaría que lo quieran meter preso, luego de haber trabajado honradamente y conducido bien durante tanto tiempo.

La CIDOB trucha había hecho su “comisión nacional” también por estos días, bajo la tutela de funcionarios del Gobierno nacional. Por este motivo, la propia Comisión Nacional suscribió un “pronunciamiento y aclaración pública” para informar una vez más que la señora Hurtado y su juntucha oficialista carecen de representatividad ante el movimiento indígena.

“Son 10 resoluciones a las que vamos a dar seguimiento para que se cumplan. Con ustedes vamos a encarar estos temas, que son muy difíciles pero no imposibles. Debemos permanecer unidos, como nos han planteado los hermanos del pueblo Ayoreo aquí presentes: mientras sigamos unidos vamos a seguir sumando”, dijo Chávez a los presentes cuando iba a concluir el encuentro.

Pueblos en el camino

El lunes a las 19 en el hotel Cortez será presentado el informe de la Pastoral Social de Caritas y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) sobre el recorrido que hicieron por 35 comunidades del TIPNIS para indagar la forma en que el Gobierno nacional realizó su “consulta” con el objetivo de construir una carretera que destruya ese territorio de los pueblos Chimán, Mojeño y Yuracaré.

Según el equipo que visitó las 35 comunidades, 30 se habían opuesto a la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. En este sentido, la Comisión Nacional emitió una resolución para advertir que la ley 180, de protección del TIPNIS, está vigente y así debe seguir, ante los esfuerzos de varios asambleístas del Movimiento Al Socialismo (MAS) para invalidarla.

Emilio Noza, presidente de la Subcentral Indígena del Río Sécure, acompañó al recorrido de Caritas y la APDH. “Lo que hemos encontrado en cada una de las comunidades es que no aceptan la construcción de la carretera. En todos los recorridos que hicimos, desde Puerto San Lorenzo hasta San Pablo, la misma versión nos han dado los comunarios, mujeres, ancianos. Ha sido bien provechoso el recorrido con las instituciones, porque hemos dado informaciones completas a las comunidades”.

“Esto nos demuestra que ha sido bastantemente manipulada la consulta del Gobierno. Con su sabiduría, los comunarios han rechazado la consulta y la construcción de la carretera. Pero los técnicos del Gobierno han puesto en sus actas que las comunidades decían ‘sí’ a la construcción de la carretera, que decían ‘sí’ a la anulación de la ley 180. Eso hacían los técnicos de las brigadas”, contó Noza.

El presidente del Sécure comentó que pese a la manipulación de la información, el Gobierno nacional sabe que no puede construir la carretera, porque evidentemente habrá resistencia de las comunidades. “Al Gobierno no le conviene entrar con maquinarias o hacer brecha, porque en 2014 viene su campaña electoral y afectaría a la imagen del mismo Gobierno. En las comunidades tienen la esperanza de que el Gobierno no entre ni este año ni el próximo”, agregó.

El mismo lunes, también a las 19 y en hotel Cortez, será presentado el libro “Pueblos en el camino –en defensa de sus territorios”, una publicación de la CIDOB, del CONAMAQ, de la COICA y de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) sobre la Octava y la Novena Marcha Indígena Originaria. A lo largo de sus 550 páginas tiene crónicas sobre estas movilizaciones de los pueblos de Bolivia, hasta de la “consulta” realizada el año pasado por el Gobierno en el TIPNIS. Incluye textos de especialistas en el tema, fotos, pronunciamientos de las organizaciones, textos completos de leyes como la 180 y la 222 y demás documentos de este tiempo. Quienes concurran podrán tener un ejemplar de regalo.

(Equipo de Comunicación Indígena Originaria)