Cumbre Agroindustrial: "empresarios y Gobierno van a darse la mano para aprobar soya, maíz y algodón transgénico"

0

Día Mundial Contra los Transgénicos en Bolivia

Decenas de estudiantes, líderes de organizaciones sociales e integrantes de Organizaciones de la Sociedad Civil se reunieron ayer en la plaza Camacho para manifestarse en el Día Mundial Contra los Transgénicos. Las y los presentes exigieron al Gobierno nacional que no legalice los cultivos de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en Bolivia, como pretende la Cumbre Agroindustrial que se realizará en Santa Cruz el 22 y 23 de abril próximos. Quienes se manifestaron en la ciudad de La Paz, reunidos como Colectivo de Consumidores, promueven la realización de un referéndum para prohibir con toda claridad los cultivos transgénicos en el país.

 

El artículo 409 de la Constitución dice: “La producción, importación y comercialización de transgénicos será regulada por ley”, la cual aún no fue elaborada. Pero antes de que el Gobierno -aliado con los agroindustriales- avance en este plan, el Colectivo de Consumidores reclama que la población decida si quiere alimentos genéticamente modificados, cuyas consecuencias para los humanos aún no fue comprobada. Aunque, según diversos estudios, son cancerígenos.

 

La empresa bandera de los transgénicos en todo el mundo es Monsanto, cuyo poderío se siente en los gobiernos, y que se manifiesta en millones de hectáreas sembradas de verde soya embadurnadas de glifosato, entre otros agrotóxicos que invariablemente terminan en las mesas familiares. La soya transgénica modificó los paisajes campestres de Brasil, Argentina, Paraguay y Bolivia.

 

Para hablar de transgénicos, ninguna voz más autorizada que la del presidente Evo Morales. Lo declaró en 2012, luego de la aprobación de la paradójica “Ley de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien”. “Es importante cuidar los derechos de la Madre Tierra, pero por encima de eso –dijo- es importante garantizar alimentos para el pueblo. Los hermanos que tenían una posición muy dura con relación a productos transgénicos, yo les decía: ‘Si ustedes me garantizan alimentos orgánicos sanos y ecológicos para todo el pueblo, no tengo ningún problema. Díganme cómo me garantizan’. Pero ninguno me decía que podía garantizar”.

 

Tata Cancio Rojas Colque, arquiri apu mallku del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ) Orgánico, participó de la movilización, que reunió a 50 personas en la plaza frente al mercado Camacho y que no tuvo cobertura de los medios de comunicación privados ni públicos, dadas las evidentes conexiones entre agroindustriales y empresarios de grandes medios.

 

“Para la Cumbre que van a realizar en Santa Cruz nos han discriminado, nos han marginado de la posibilidad de estar. Van a participar empresarios y Gobierno, ahí van a darse la mano para aprobar la soya transgénica, el maíz transgénico, el algodón transgénico. Los sindicatos van a participar con el 25 por ciento, por eso van a decidir los empresarios. Por lo tanto es una mamada esa Cumbre, es una mentira que esté ahí todo el pueblo Boliviano. En esa Cumbre no van a trabajar por la soberanía alimentaria, sino por la producción de los agronegocios, para apoyar a la agroindustria que produce para explotar nuestros recursos, para contaminar al medio ambiente, pero nada dejan en el país”, dijo la autoridad originaria.

 

“En Bolivia no hay una política de apoyo al pequeño productor. Solamente por los desastres naturales, el Gobierno otorga un monto insignificante. A veces, 10 bolivianos toca a las comunidades, una cifra muy inferior a lo que han gastado en trámites para obtener ese Seguro Agrícola. La política agrícola del Gobierno discrimina a pequeñas familias de productores, a indígenas, a campesinos”, dijo tata Cancio.

 

“Hoy es el inicio nuestra movilización, en el Día Mundial Contra los Transgénicos. Estamos con todos los activistas para que se haga un referéndum contra el artículo 409 de la Constitución. Este artículo ha sido negociado por debajo de la mesa con los empresarios de Santa Cruz, en 2008. Ahora hay que hacer un referéndum nacional para que en la Constitución se prohíban los transgénicos. Con eso vamos a trabajar en estos días”, aseguró el líder del CONAMAQ.

 

Esta movilización es resultado de las reuniones que todos los martes (a partir de las 18.30) tienen lugar en el aula 401 del edificio de Comunicación de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), detrás del monoblock principal. Allí, decenas de estudiantes muy preocupados por lo que pueda suceder con los transgénicos en Bolivia, integrantes de organizaciones sociales -y cualquiera que esté interesado- debaten, intercambian información, proyectan videos, inician una lucha necesaria, pero que poca parte de la población conoce, más que nada por motivo de la desinformación sembrada deliberadamente por los medios masivos de comunicación.

 

22

 

“El año pasado se aprobó la ley de Derechos del Consumidor de Alimentos, que establece el Derecho a la Información y a la toma de decisiones informadas al momento de comprar productos. Por eso, creemos que en la Cumbre Agropecuaria, donde se hablará de producción de alimentos, no pueden quedar afuera las organizaciones de consumidores, para poner puntos y debatir lo que puede convertirse en una política de alimentos. La Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y la Cámara de Industria y Comercio del Oriente (CAINCO) ya demandaron al Gobierno nacional que legalice los cultivos transgénicos”, comentó Patricia Molina, directora del Foro Boliviano sobre Medio Ambiente y Desarrollo (FOBOMADE), una de las 30 organizaciones que integran el Colectivo de Consumidores.

 

En muchas ocasiones, el arte de legislar implica que una misma ley tenga dos diferentes interpretaciones, o que una ley se superponga con otra ley. En caso de que esta contrariedad quede en evidencia, ganará la pulseada el más poderoso. En el caso de los transgénicos, un chairo de leyes, contraleyes, artículos a favor o en contra dejan en un limbo la legalidad de estos cultivos. Pero, en definitiva, la soya transgénica resistente al glifosato crece en Bolivia –en inmensa cantidad- desde 2005. El 80 por ciento de esta producción es para exportación -será para garantizar la seguridad alimentaria de otras naciones.

 

“Hay un cuerpo legal prohibitivo que empieza en la Constitución, que establece como principio la prohibición, aunque otro artículo (el 409) dice que “los transgénicos se van a regular por ley”. Esa ley debiera ser prohibitiva también, tal como establece la ley marco de Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien. También está el Decreto Nº 181 de la ley SAFCO, de contrataciones gubernamentales, que prohíbe los transgénicos en la alimentación escolar. Está la ley de Revolución Productiva Comunitaria, que abre la posibilidad de cultivar transgénicos en algunos casos, pero prohíbe los cultivos transgénicos en los casos en que somos centro de origen o diversidad, por ejemplo: maíz, maní, algodón. Entonces, teniendo ese cuerpo normativo absolutamente prohibitivo ¿qué van a hacer si negocian la apertura de Bolivia a los transgénicos? Posiblemente, van a  ir borrando artículo por artículo, van a abrogarlos bajo el pretexto de que se necesita garantizar la seguridad alimentaria”, explicó Molina.

 

“Muy buena parte del maíz y la soya que viene de Argentina y Brasil es transgénica. Y esos transgénicos se usan en la elaboración de productos industriales en Bolivia. Por ello, la ley de Revolución Productiva establece el etiquetado de productos cuando están realizados con transgénicos. Pero todavía no se ha avanzado en eso”, dijo la directora del FOBOMADE, quien destacó la participación de jóvenes estudiantes en la movilización.

“Hay un despertar que lleva, en primer lugar, a informarse sobre el tema de los transgénicos. Hay una parte importante de la población que ya está informada y que ve la necesidad de manifestarse para hacer escuchar su voz. Es hora de tomar con nuestras manos nuestros destinos”, agregó Molina. Hacia el mediodía, las y los manifestantes dejaron la plaza Camacho para ir hasta la plaza del Bicentenario, ante la UMSA. Marcharon algunas cuadras por el Prado con sus carteles en alto, cantando contra los transgénicos y las empresas que los apadrinan. Pasando el hotel Copacabana, tres señores jailones tomaban café en unas mesas en la vereda. “Son 22, los acabo de contar mientras pasaban. ¿Qué pueden lograr 22 cojuditos?”, exclamó, ante las afirmaciones con la cabeza de sus amigos.

 

En Facebook, puede conocer más sobre el Colectivo de Consumidores en su perfil: “Referéndum Transgénicos Bolivia”.

 

(Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático)

Leer más: Cumbre Agroindustrial: "empresarios y Gobierno van a darse la mano para aprobar soya, maíz y algodón transgénico"

Noticia enviada por Londra

Es la nutria más grande del mundo,son animales semiacuaticos, diurnos, sociales y muy carismáticos que viven en grupos con un promedio de 5 individuos,. Con menos de 700 individuos que se estima viven en la amazonia boliviana, la londra es uno de los grandes carnívoros mas amenazados de Sudamérica y es a la vez uno de los grandes predadores de los bosques tropicales.

More Posts