Brasil: los dos hemisferios del gigante

0

brasil dos caras

 

Brasil es un gigante formado por dos hemisferios.
Mientras uno viene en la primavera, el otro se encuentra inmerso en el otoño del olvido.
Mientras que uno reclama una mayor movilidad urbana, el otro pierde su movilidad rural o fluvial.
Mientras que el movimiento de resorte urbano cuestione, con razón, las inversiones multimillonarias para el Mundial, el otro hemisferio debe aceptar inversiones multimillonarios impuestos para el “desarrollo” del país.
Mientras que los estudiantes en nuestras ciudades piden acceso al transporte público, miles de niños del otro hemisferio caminan horas en las carreteras cortadas por los ríos, a veces insuperables, para ir a una escuela que de una escuela sólo tiene el nombre. Miles más no pueden ir a la escuela. Salud, sin pensar.
Estoy a favor de la primavera para todos.

Entiendo perfectamente que estos dos hemisferios están tan lejos, que es difícil para quién vive en uno conocer la realidad del otro. Pero estos dos hemisferios son parte del mismo gigante. El gigante no puede ser completamente despierto olvidando un de sus dos hemisferios.

¿Qué pasó con el levantamiento antes de lo que vemos hoy? ¿Dónde están los miembros de la ocupación de Belo Monte? ¿Aún vagando en Brasilia, tratando desesperadamente de ser escuchados, o al menos, pudieran volver a sus familias? ¿Y en Mato Grosso do Sul? ¿Siguen siendo asesinados y confinados para las carreteras? ¿Y la reforma agraria? ¿La deforestación, el trabajo esclavo, el envenenamiento del suelo y el agua …? ¿Y el pueblo de Maracaná, que tiene la particularidad de pertenecer a los dos hemisferios, porque no los he visto en las manifestaciones en Rio?
Esto no es algo de otro hemisferio!

Un hemisferio no existe sin el otro. ¿Dónde están los alimentos del hemisferio urbano? ¿El agua, el oxígeno, y, finalmente, todo lo que se consume en las ciudades? La destrucción del hemisferio rural e indígena también perjudica hemisferio urbano. El modelo de producción vigente en el interior tiene consecuencias en la vida urbana.

Ahora, nuestra presidenta hizo un hermoso discurso para tratar de obtener la simpatía de los que inicialmente fueron calificado como “matones”.
Según ella, es su gobierno que creó las condiciones para tal movimiento democrático podría existir. Viva Rousseff, quien ayudó a lanzar el país en esta crisis!
“La grandeza de las manifestaciones de ayer demuestra la fuerza de nuestra democracia”. Es sin duda en nombre de la democracia, “compañera”, que niega rotundamente cualquier tipo de diálogo con las poblaciones afectadas por grandes proyectos en la Amazonía y los que esperan hasta el día de hoy que la Constitución se cumpla.
“Sabemos, el gobierno y la sociedad, que toda violencia es destructiva, lamentable, y sólo genera más violencia”. Pero, al parecer, no es violencia matar a un indígena, debe ser un procedimiento estándar para un país que aspira el “desarrollo”. ¿Y por qué separar el gobierno de la sociedad?
“Estas voces en las calles deben ser escuchadas”. Voces desde el campo o el bosque, no.

Sé que algunos me acusarán de hacer el juego de los “conservadores” atacando nuestra querida presidenta tan apegada La democracia que piensa fortalecer con su “neo-desarrollismo post-neoliberal”.
Pero no fui yo quien hizo un pacto con ellos “conservadores”. Si me hubieran preguntado mi opinión, nunca habría estado de acuerdo en que un partido obrero se alía a un Maluf o una Katia Abreu.

Entiendo que el Movimiento “Passe Livre” quiere mantener el control de sus acciones.
Entonces vamos a poner también en la agenda la movilidad rural y por vías navegables; vamos a poner en la agenda el derecho de todos los brasileños a los territorios, sea él urbano o no; vamos a poner en la agenda el cuestionamiento de las inversiones en detrimento de la sanidad, de la educación, de la seguridad, del derecho del manifesto en los dos hemisferios de Brasil.

En Belo Monte nadie más tiene derecho a manifestar, tanto los trabajadores como los afectados por la obra.
Allá en Tapajós o en Teles Pires, nadie tiene el derecho a ser consultado acerca de las enormes inversiones que cambiarán irrevocablemente la vida de miles de brasileños.
Allá, en Mato Grosso do Sul, nadie tiene el derecho de pedir que las leyes se cumplan, aunque sólo sea para mantenerse con vida. La democracia de Dilma no deja.

A mi me gustaría que el gigante despertase mismo. Pero para hacerlo, este gigante tiene que reconocer la existencia de estos dos hemisferios que no son incompatibles ni antagónicos sino complementarios. Y que esa complementariedad debe expresar la solidaridad.

Apoyo con todos mis mejores deseos de éxito la onda de insatisfacción que invadió las ciudades. Pero apoyo, sobre todo, a la lucha contra el vandalismo institucionalizado que se hizo cargo de todo el país y saquea el patrimonio étnico, cultural, arqueológico, lingüístico, acuático, forestal, mineral, biológico, ambiental de Brasil.

Por Stéphan Bry
para “Combate Racismo Ambiental” http://racismoambiental.net.br/2013/06/os-dois-hemisferios-do-gigante/
19-06-2013