Bolivia: El anti indigenismo de García Linera

0

Alvaro Garis Linera contra los indígenas

Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia y principal ideólogo e impulsor del desarrollismo extractivista profundamente neocolonialista (llamado por él como “capitalismo andino”), manifestó en su estadía en Nueva York-Estado Unidos, que el capitalismo está ligado a “procesos agrarios comunales pre capitalistas”.

Es decir que sociedades campesinas-indígenas como la boliviana estarían “bajo el mando de la acumulación capitalista”: “A su juicio, es una subordinación de procesos y conocimientos pre capitalistas, es decir una acumulación primitiva permanente y expandida del capital, que ‘conflictúa naciones, clases y saberes ancestrales e indígenas'”, dice hoy la agencia estatal de noticias ABI (1).

Esta es la forma en la que el “academicismo” verborreico de Álvaro sirve para justificar su anti indigenismo y el posible etnocidio de los pueblos indígenas de Bolivia, previa desestructuración de sus organizaciones matrices y previo atropello de las bases identitarias ancestrales culturales de las naciones indígenas, heredadas al campesinado en muchos casos; todo a favor de la explotación irracional de recursos naturales. En la lógica fundamentalmente pro capitalista-colonialista –estatalismo invasor asociado a capitales transnacionales– del vicepresidente, el comunismo primitivo (forma de coexistencia más próxima en la que las comunidades indígenas se desarrollan: colectividad, autoabastecimiento, distribución igualitaria de los productos, sin propiedad privada, sin Estado nación) resulta funcional al capitalismo y asume formas de “acumulación”.

Como dice la compañera Silvia Rivera Cusicanqui, en Bolivia estamos viviendo la arremetida del pensamiento colonial mediante el estigma del “salvaje” que reclama para sí –para su comunidad, su colectivo- conceptos universales como la reciprocidad, la autogestión, la autodeterminación: “Álvaro García Linera no conoce a su pueblo. (…) No conoce la dignidad profunda que significa ser indio. (…) La salvajidad es lo mejor que tenemos”, le refuta Silvia, antropóloga aymara anarquista (2). Y mientras se gasta el falso diálogo de Álvaro con una suerte de marxismo útil al capitalismo, las enseñanzas de lucha y resistencia de los pueblos y naciones indígenas nos dan otras lecciones que con humildad aprendemos desde abajo y no desde un podio con micrófono en Estados Unidos: “yo me vuelvo salvaje mañana, porque esta enseñanza es un nuevo paradigma apropiado para el futuro, para una era donde tenemos que empezar a dialogar con la Pachamama. Esto ¿qué va a entender un desarrollista Marxoide que piensa que el desarrollo son carreteras y represas hidroeléctricas?”, concluye Silvia.

(1) http://www3.abi.bo/#, 10 de junio de 2013.

(2) http://www.youtube.com/watch?v=yCqVJNnefcw&feature=player_embedded&noredirect=1, septiembre, 2011.