Argentina: Neuquén contra el fracking y Chevron

0

(AW) El convenio con Chevron, para explotar el yacimiento de Vaca Muerta en Neuquen , mediante Fraking, constituye un atentado al medio ambiente. La Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EEUU, por ejemplo responsabiliza a esa técnica de la contaminación de las aguas en el estado de Wyoming, también Un informe emitido en junio de 2011 por la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, concluye que con la fracturación hidráulica se produce una «emisión de contaminantes a la atmósfera y contaminación de las aguas subterráneas”. Pero no solo el medio ambiente es perjudicado, a pesar de los dichos del gobierno, el convenio es ruinoso para la Argentina, ya que enajena su petróleo. a las corporaciones petroleras.

Vaca Muerta

A continuación el informe de Javier Llorens y Mario Cafiero, que nos envía la Secretaria de Prensa del Centro Cultural Alejandro Olmos

28 de agosto de 2013 00:26

Los verdaderos dueños de Vaca Muerta

Las megapetroleras multinacionales

encabezadas por la EXXON STANDAR

Javier Llorens y Mario Cafiero

Contenido

Vaca Muerta vale según el corte del carnicero trozador 1

Los dueños de Vaca Muerta y sus subrepticias intenciones. 2

El cartel de Vaca Muerta encabezado por YPF. 5

El sociograma de Vaca Muerta – Los Molles. 7

El non santo “modelo Santa Cruz”. 8

Un convenio que no hubiese firmado un “jeque árabe borracho”. 9

Anexo I – Accionistas comunes de compañías norteamericanas en Vaca Muerta. 11

Anexo II: Operadores de Vaca Muerta – Los Molles. 12

ANEXO III: Titulares de Vaca Muerta – Los Molles. 13

Anexo IV: Matriz de asociaciones. 14

Vaca Muerta vale según el corte del carnicero trozador

Vaca Muerta es un manto de esquisto de 18 mil km2, disperso en un área de 31 mil Km2, que yace a entre 500 y 3.000 mts de profundidad en el suelo neuquino, con un espesor de entre 60 y 520 mts, con un promedio de 240 mts. Con alto contenido de “gas y petróleo estático” atrapado en el mismo, conocido como shale gas y shale oil. El conocimiento de dicho manto tiene ya ochenta años, fruto de las exploraciones de YPF buscando petróleo convencional.

Pero recién a partir de este siglo las megacompañias petroleras internacionales pusieron en explotación intensiva el shale gas y shale oil existente en el mundo, mediante el fracking u fractura hidráulica. Como consecuencia del enorme aumento registrado en el precio de los hidrocarburos, que hicieron factible su explotación. Y la reconversión que se está dando en la explotación de los recursos energéticos fósiles, ante el agotamiento de los hidrocarburos líquidos.

Se habla mucho de Vaca Muerta, pero nada se dice de Los Molles, que es otra formación de shale gas y shale oil que en forma irregular yace debajo de la de Vaca Muerta, y en los alrededores de esta. Con una superficie de 16 mil Km2, y un espesor promedio de entre 500 y 700 mts, que yace a una profundidad de entre 500 y 4.000 mts. De la que no se hablaba para nada, pero no obstante el diputado Luis Felipe Sapag, presidente de la Comisión de Energía, Hidrocarburos y Comunicaciones, finalmente se vio obligado a reconocer que Chevron se la puede llevar puesta de “yapa”, siempre y cuando pague la yapa de las regalías.

Resulta evidente en consecuencia que el Km2 en la superficie de las formaciones Vaca Muerta y Los Molles, vale según donde esté ubicado. Conforme el espesor que tenga cada una de esas formaciones, su contenido de hidrocarburos, y la profundidad que encarece su explotación. Lo mismo que una res de vaca muerta, donde no vale lo mismo el lomo, el peceto, el cuadril, el costillar, el puchero, el garrón, o los bofes, por lo que el nombre de Vaca Muerta resulta muy adecuado. Y por ende su valor depende del carnicero trozador de ella, que hoy parece ser Miguel Gallucio, el ex ejecutivo de Schulemberger, firma líder en las operaciones de fracking.

Quien metafóricamente está dejando que Chevron se lleve el lomo de Vaca Muerta, pagándolo como si fuera puchero o garrón. Actitud que se pone en evidencia con el recorte de las áreas adjudicadas a YPF de Loma de la Lata y Loma Campana, a los efectos de crear a favor de Chevron una nueva área denominada General Mosconi. Usando con pericia el cuchillo trozador, para que Chevron se quede con un “bocatto di cardenale”.

Los dueños de Vaca Muerta y sus subrepticias intenciones

Según un informe de Reuters basado en los balances de las empresas, YPF, Apache, Exxon Mobil, y Americas Petrogas poseerían el 80% del yacimiento de Vaca Muerta, en un área de 32.524 Km2. Conforme se detalla en el siguiente cuadro, YPF detentaría directamente el 37 % de Vaca Muerta – Los Molles, y otro 12 % junto a otros. Por su parte la compañía norteamericana Apache detentaría el 22 %. Exxon y otros el 15 %. Americas Petrogas, la canadiense de capitales norteamericanos detentaría el 11 %. Y Chevron el 1%, además del área ahora compartida con YPF.

O sea que aparentemente se trataría de un fifty – fifty. Donde casi la mitad de la Vaca Muerta sería de YPF, y la otra mitad de compañías norteamericanas y canadienses, países que no son precisamente los que ayudan a Argentina en su conflicto externo más importante, como el de Malvinas. No obstante cabe apuntar que Exxon Mobil (ex Standar Nueva Jersey y ex Standar Nueva York) y Chevron (ex Standar Oil of California) son la misma cosa bajo la férula de los Rockefeller, siendo ambas la primera y segunda empresa petrolera de EEUU. Además Apache y ExxonMobil, la petrolera más grande del mundo, son socias en numerosos emprendimientos en Texas y Nuevo México, Canadá, Luisiana y el Golfo de México, y han intercambiado entre sí cuantiosas transferencias de activos. Y a ello se suma que Exxon Mobil y Americas Petrogas se asociaron para precisamente, explotar los yacimientos no convencionales de Vaca Muerta y Los Molles.

La novedad la dio a conocer Americas Petrogas a mediados del 2011 en un comunicado diciendo: “Esperamos iniciar las perforaciones durante el último trimestre de este año, fijándonos como objetivo primario la formación no convencional de Vaca Muerta y objetivos secundarios en otras formaciones convencionales y no convencionales”

Po su parte el director administrativo de Americas Petrogas en Argentina, Guimar Vaca Coca, señaló: “Creemos que fuera de Norteamérica, el mayor desarrollo de yacimientos no convencionales se dará en la cuenca de Neuquén. Nuestro personal técnico y administrativo en Argentina está ansioso de trabajar con Exxon Mobil para explorar el potencial hidrocarburífero en Los Toldos”. Por su parte, Daniel De Negris, director general de Exxon Mobil Exploration Argentina indicó: “Estamos contentos de trabajar con Americas Petrogas en los prometedores bloques de Los Toldos y de tener éxito esperamos proporcionar energía limpia y confiable para la Argentina”. Por las dudas nada dijo de que también fuera económica, condición a la que aspiran todos los países del mundo, para proveer a la competitividad de su economía.

Simultáneamente YPF celebró conversaciones y convenios con Chevron, Exxon, Dow, y Bridas, para darle participación a estas compañías en las áreas que detenta sobre Vaca Muerta y Los Molles, con porcentajes fifty – fifty semejantes a los de Chevron. Por tal razón recientemente el ex ejecutivo de Schlumberger y CEO de YPF Miguel Galluccio declaró que “necesitamos mucho mas Chevron en la Argentina”. Y a la par criticó a quienes se oponen al acuerdo con Chevron, por considerarlo “un insulto a la inteligencia de los argentinos, o al menos un insulto a mi inteligencia”.

Como se apuntó en un anterior informe, los principales accionistas de Chevron detentan a su vez el 79 % de las principales acciones de Schlumberger. Y detentan a su vez el 77 % de las acciones principales de Apache, y de Dow Chemical. A su vez Bridas y Amoco (ex Standar Oil of Indiana) que opera en Argentina bajo el nombre de Pan American, también se encuentra parcialmente alineada a la escudería de la Exxon – Standar Oil. Al ser el resultado de la fusión de los intereses petroleros anglonorteamericanos en BP – Amoco, razón por la cual cómo surge del referido Anexo I, los principales accionistas de Chevron, detentan a su vez el 46 % de las principales acciones de BP – Amoco.

En el referido Anexo también está EOG (Energy Operationes) que mas seguidamente aparecerá en el escenario, de la cual los accionistas principales de Chevron detentan el 69 % de sus acciones principales. Y como muestra de alineamiento con los intereses de la EXXON, periódicamente se rumorea que esta, que goza de una gran liquidez como consecuencia de la enorme renta que deja la actividad petrolera, estaría dispuesta a comprar tanto a EOG como Apache. Como si estas estuvieran prestas para venderse a la EXXON.

De tal manera como se observa en el Anexo I, la suma de las principales acciones comunes de Chevron, EXXON, Apache, BP, DOW, EOG, y Schlumberger, montan nada menos que 238 mil millones de dólares. Lo cual representa el 83 % del monto de 287 mil millones de dólares que arroja la suma de los principales accionistas de esas compañías.

Se trata evidentemente de una comunidad de intereses, como los Hermanos, no de la Costa, sino del Oil. Y no de la Isla Tortuga, sino de la isla de Manhattan. De la cual Galluccio, el “inteligente” CEO de YPF y ex ejecutivo de Schlumberger que pertenece a esta, no parece haberse percatado de su existencia. O al menos no lo ha declarado públicamente. Pero no obstante su accionar, manifestado en sus convenios con esas compañías, culminados con el de Chevron, objetivamente ha contribuido a dos altos objetivos estratégicosde esa comunidad de intereses. Que serían:

Por un lado, establecer las bases mínimas para la puesta en marcha del fabuloso negocio global de Vaca Muerta – Los Molles. Utilizando a YPF como instrumento, pantalla, o forro, para obtenerlas y legitimarlas, fijando un piso para ellas mediante el convenio de YPF con Chevron.

.Por otro lado, descremar a YPF de las áreas más rentables que detenta allí, mediante las asociaciones que Galluccio insiste en llevar adelante, con convenios iguales a los de Chevron. Para lo que según el diario Clarín imitando al Che Guevara invocó “Uno, dos, tres… muchos Chevron”.

De tal manera con esta redivisión del fifty – fifty, la participación de YPF en Vaca Muerta, según el informe de Reuters, podría quedar reducida a la mitad, o sea un 25 %. Y como solo el 51 % de las acciones de YPF son estatales, esto significaría que Argentina solo obtendría un 12 y pico % de las ganancias del Vellocino de Oro de Vaca Muerta – Los Molles. O sea un importe menor, equivalente al que actualmente las provincias reciben en conceptos de regalías.

En esa faena a favor de esa comunidad de intereses extranjeros, objetivamente Chevron ha desempeñado el papel de pionero. Como se lo conoce en el oficio petrolero, a quien avanza sobre un terreno extraño en todos los órdenes, geológico, económico, legal, y societario. A los efectos de que redundantemente, las ex Stándars con Exxon a la cabeza, obtengan un estándar asegurado para la explotación de esos yacimientos. A costa según se vio, del bienestar de todos los argentinos, por el enorme aumento en el precio de los combustibles que ello deparará, y la baja tributación de la que gozaran todas esas compañías.

Para esa faena resulto clave la asociación con YPF a la que arribó Chevron, pese contar esta con un área de 449 Km2 (El Trapial – Curamched) sobre las formaciones de Vaca Muerta – Los Molles; en la que bien podría haber desarrollado una explotación por cuenta propia, sin necesidad de un promiscuo maridaje con YPF.

El cartel de Vaca Muerta encabezado por YPF

Si uno consulta el catastro hidrocarburífero de Neuquén, que parece más demandado que el de Puerto Madero, los resultados son aun más deplorables para YPF que los señalados por Reuters. Al no tratarse en realidad de un fifty – fifty, o sea la mitad a favor de YPF, sino de un tres octavos tendientes a un tercio.

Solo 14 compañías detentan casi el 90 % de su superficie de casi 38 mil Km2, acaparando 93 áreas de las 118 en total.

Informe completo:http://elsudamericano.files.wordpress.com/2013/08/los_verdaderos_dueyos_de_vaca_muerta.pdf

Fuente: http://www.agenciawalsh.org/index.php?option=com_content&view=article&id=11195&Itemid=182