Verificación de la consulta en el TIPNIS (APDHB, Caritas, FIDH)

0

Por pedido de las organizaciones indígenas del TIPNIS, Derechos Humanos y la Iglesia Católica realizaron unavisita a la comunidad consultadas por el gobierno y posteriormente realizaron el presente informe:

Ø Cobertura reducida de aceptación a las “brigadas de consulta”:Constatamos que de las 35 comunidades y un “Centro de Gestión”  visitadas por nuestra comisióninterinstitucional, tan sólo 19  comunidades,es decir el 53%, recibieron la visita de las brigadas de  consulta, 16 rechazaron las misma y en 1comunidad hubo  contradicciones en lainformación.

Ø Incumplimiento de los estándares sobre Consulta Previa: A pesardel reglamento específico para el proceso de “Consulta  Previa, Libre e Informada” , la misión recogió testimonios de lascomunidades donde se evidencia la vulneración del principio de  buenafe y del derecho a la consulta previa, libre e informada de los  pueblosindígenas.

Ø No hubo “carácter previo” de la Consulta:

De la revisión de antecedentesformales se puede constatar que el  gobierno decidió la construcción de lacarretera Villa Tunari-San  Ignacio deMoxos y firmó un acuerdo con la empresa constructora  OAS sin consultar previamente a lascomunidades afectadas, mientras  elproceso de consulta a las comunidades indígenas del TIPNIS se  inició recién a dos años y más después de laaprobación del protocolo  definanciamiento de la construcción de la carretera entre Brasil y Bolivia.

No se contó con los plazos necesariospara que las comunidades  pudieranreunirse libremente y tomar en sus asambleas la determinación que fuere más conveniente. Los tiempos utilizados  por los miembros de la brigada de consulta envarias  comunidades fueron cortos yrápidos.

No hubo “carácter libre” de la Consulta: El carácter libre implicaque no exista coerción, intimidación, ni manipulación. Sin embargo, la misiónobservó y recogió testimonios  que respaldan la aseveración que no selogró el carácter libre e informado y el procedimiento realizado no fue llevadoa cabo según  estándares internacionalesy la sentencia 300/2012, esto consta en siguientes hechos:

– No se contó con unaparticipación activa de todos los miembros de las comunidades en las reunionesy los que participaron no  pudieron haceruso activo y efectivo en la toma de decisión puesto  que no fue acordada o concertada sino que seimpuso el criterio de  los técnicos querealizaron la consulta. Algunas comunidades llegaron a la reunión con varias posturas de disenso y en cinco de  ellas hubo un clima de enfrentamiento ydesconfianza recíproca, lo  cual no fuetenido en cuenta a la hora de firmar las actas.

Asimismo no se respetaron losprocedimientos propios de las  comunidadesindígenas puesto que algunas reuniones fueron realizadas en lugares fuera del cabildo indígena, fuera de la  comunidad donde los indígenas quedabandesprovistos de su gobierno territorial.

– Se constató que existierondiferentes formas de presión; una de ellas la entrega de regalos en víveres,insumos y otros, amenazas a quienes no aceptaban la consulta, lo que condicionóla libre determinación y los principios de democracia plural al interior de lascomunidades.

– Se denuncio obstáculos del Estadopara que las autoridades  tradicionales yde las organizaciones representativas puedan visitar  las comunidades, a través de la negación dela venta de  combustible a la Subcentraldel TIPNIS, Caritas e instancias locales (Sub Alcaldía), que devino incluso, deconformidad a los  documentos a loscuales pudo acceder esta Comisión, juicios iniciados a autoridades por adquirircombustible para que los lideres recorran el territorio.

Ø No hubo “carácter informado” de la Consulta:A pesar de existirprincipios internacionales” (Ver nota 3) y el  Protocolo de la Consultareferente al “carácter informado”, la misión  que visitó el TIPNIS recibiótestimonios en el sentido de que:

Si bien los mapas mostrados a lascomunidades señalan el trazo por  dondese va a construir la carretera, la información se da bajo la  idea que la carretera es un proyectoecológico. En las 19

comunidades donde se realizó laconsulta indicaron que durante las  reunionesno se les informó sobre los impactos positivos o  negativos que la carretera Villa Tunari- SanIgnacio de Moxos les causaría al ser construida por medio del TIPNIS.

– No se entregaron a las comunidadeslos estudios de impactos ambiental;(EIA) de las 19 comunidades que recibieron alas  brigadas de consulta, todasindicaron que no recibieron explicación  delos impactos positivos o negativos del proyecto de carretera y en  la mayoría solicitaron estudios, técnicos, ambientalesy autorización  para definir un trazofinal. Tampoco se explicaron las principales conclusiones de Evaluación Ambiental Estratégica (EAE).

– La información entregada a lascomunidades fue insuficiente para el análisis de la magnitud del proyecto yadoleció de la  posibilidad de que lospropios indígenas pudieran tener sus propias asesorías, estudios, técnicos ycientíficos externos frente al proyecto en mención.

– Los miembros de algunas comunidadesentrevistados denunciaron que en las reuniones de consulta, aunque hayanmanifestado no estar de acuerdo con la carretera o solicitado el desvío deésta, los técnicos anotaban en sus actas afirmaciones contrarias a estas peticiones.

vNo hubo “buena fe” en la Consulta:Mientras a nivel internacionalse reconoce que la “buena fe” exige la ausencia de cualquier tipo de coerciónpor parte del Estado o de agentes que actúen con su nombre (Ver nota 5) lamisión constató en el diálogo efectuado en las comunidades y de los testimoniosrecopilados que hubo una clara coerción por parte de las “brigadas de consulta”en lo referente a la “intangibilidad”:

– Se manipuló el término “intangibilidad”señalando a los comunarios del TIPNIS que no podrán tener acceso a beneficiosde salud, educación, planes de manejo turístico, proyectos de desarrollo, si nocuentan con la carretera y quitan este término.

– En todas las comunidades sepudo constatar el convencimiento de que si se mantenía el término de “intangibilidad”,no podrían hacer uso de ningún recurso del territorio ni para el sustento de su

familia, (no podrían sacar leñapara cocinar, pescar, cazar ni cortar ni un solo árbol para poder mejorar susviviendas), asimismo no podrían desenvolver ningún proyecto de desarrollo quebeneficie a sus comunidades. Los comunarios informaron también que al aceptarque se retire el término de intangibilidad, automáticamente están aceptando lacarretera, y las brigadas de gobierno les advirtieron que “no pueden pedir sesuspenda la intangibilidad y rechazar la carretera” confirmando que lainclusión del término intangibilidad atado al de la decisión de la carretera enla Ley N° 222 fue una estrategia para conducir la decisión sobre la construccióndel tramo por medio del TIPNIS. Por otro lado, es importante señalar que elDecreto supremo 1146, reglamentario de la Ley 180, incluye en la intangibilidad,los usos tradicionales de los recursos por parte de las poblaciones indígenas.

– Otro aspecto fue la injerenciaen 9 comunidades de trabajadores en salud, guarda parques y profesores paraincidir y direccionar a los dirigentes y comunarios para que acepten la consultay la carretera.

– De las 36 comunidades visitadas,30 rechazaron el trazo de la carretera y señalan que ésta no debe pasar pormedio del TIPNIS 83,3%); solamente 3 afirmaron haber aceptado la construcciónde la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Mojos (8,3%) y 3 aceptaron deforma condicionada (8,3%).

No fueron tomadas en cuenta las normas y procedimientos culturalmenteadecuados:Para la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el deberestatal de consultar a los pueblos indígenas, debe cumplirse de acuerdo con suscostumbres y tradiciones, a través de procedimientos culturalmente adecuados yteniendo en cuenta sus métodos tradicionales para la toma de decisiones3Esto nofue así: la misión observó que en 7 comunidades de las 19 que recibieron a lasbrigadas, la consulta no se realizó en los lugares propios donde toman susdecisiones como son sus cabildos indígenas.

En 13 comunidades nosmanifestaron que no se coordinó con sus dirigentes y que las brigadas llegaronde sorpresa, sin avisar.- Con relación a sus decisiones, 11 comunidades de las19 que recibieron la consulta manifiestan que no las tomaron en consenso y conla presencia de todas las familias, sino solo con presencia de las que estabande acuerdo con la consulta.