Brasil: el modelo económico se desenmascara

0

PROTESTAS MASIVAS EN BRASIL DESENMASCARAN FALSO MODELO ECONÓMICO DE LA POTENCIA SURAMERICANA:

Dos muertos en las movilizaciones (un adolescente de 18 años y un hombre recogedor de basura), cientos de heridos y las protestas continúan. La represión es violenta con balines, gases y motorizados. “La tarifa de ómnibus no es el único motivo de la manifestación: el país está cansado de la corrupción, de los privilegios de los políticos, del desorden en la educación y la salud”, dijo Diogo Cunha, un manifestante. La gente ha interpelado los altos costos de inversión de eventos como el Mundial de Fútbol frente a las bajas inversiones en salud, educación, entre otros. La presidenta Dilma Rousseff tuvo que convocar a una reunión de emergencia de su gabinete.

Por ejemplo, cita el sitio Brasil de Fato, ya se ha gastado 27.400 millones de reales en la Copa y la previsión actual es que el costo total será de 33 millones, una cantidad que se acerca al presupuesto federal total para la educación de este año: 38 millones. Priorización que las personas cuestionan en las calles, así como la concentración de los fondos públicos en la construcción de estadios, en muchos casos, como Manaus y Cuiabá, solo serán “elefantes blancos” sin uso futuro.

copa_protesto_bh_felipe-canova-gonçalves

Como Diogo, Caetano Veloso -cantautor brasileño- hablan de las protestas como resistencia a un sistema económico y político antiético: “que haya sido en respuesta al aumento de la tarifa de los autobuses que ese crecimiento se produjo, sólo confirma mi percepción de que es algo real, una expresión de insatisfacción de la población con una situación de lo púbico que muestra su agotamiento. No se trata sólo del gobierno PMDB en el Estado o en la ciudad, ni del PT a nivel federal. Es todo un conjunto que necesita escuchar de los ciudadanos que ya no hay aceptación pasiva de lo que ellos deciden que sea.”.

La solidaridad externa a Brasil también expresa el daño que viene provocando su política externa que quiere consolidar a este país -por la fuerza y la presión- en la potencia de la región, regentando planes geopolíticos como el IIRSA (Iniciativa de Integración Regional Sudamericana), encarnando la cara más cruda del desarrollismo extractivista capitalista de la región: mega represas y energía de alto impacto (Belo Monte y los pueblos indígenas en resistencia), explotación petrolera a toda costa, extensión de la frontera agrícola y promotor de los biocombustibles. Brasil se ha venido convirtiendo en el vecino egoísta de la región, que ha vendido la idea de la imposible existencia y compatibilidad del “estado social” al estilo sudamericano: Partido de los Trabajadores más discurso progresista más capitalismo salvaje; una máscara más del neoliberalismo que se viene abajo.

brasil la lucha